Starcraft Cambió Mi Vida – El Fenómeno Barcraft – Paul Miller The Verge

En  una mañana de domingo ventosa de Octubre me dirigía en bicicleta hacia Midtown Nueva York. Midtown está repleto de bares deportivos, clubs de comedia genéricos y la que debe ser la mayor concentración del planeta de Olive Garden (cadena de restaurantes italianos) del planeta.

Los turistas incordian, se meten en el medio del camino, pero los fans del deporte realmente me aterran. No les entiendo, mientras dejo atrás el ruído y el estruendo que sale de un bar de mi propio bloque, mi mayor temor es que algún aficionado  haga contacto visual conmigo y se acerque para que choquemos pecho contra pecho. Pero este domingo concreto yo era uno de ellos. Yo era un fan, un aficionado, me dirigía a ver Starcraft.

Mi destino era Legends, un enorme bar deportivo, impersonal, situado literalmente a la sombra del Empire State Building en la calle 33. Imaginate un refugio de montaña equipado con asientos de bronce y madera brillante, decorado con altares a los deportes y las cervezas. Me acerqué a mi primer “BarCraft” como si fuese una primera cita.Llegué temprano, el pelo demasiado brillante debido a una ducha reciente, con pantalones de lana fría y mi camisa a cuadros favorita – yo iba probablemente demasiado arreglado para la ocasión, pero quería verme lo mejor posible. En un bar diseñado para albergar a cientos de aficionados sudorosos empapados en cerveza, allí estábamos nosotros, cinco o seis nerds (pronto mis colegas?). Nos encontrábamos en la planta principal, rodeados de decenas de televisores, con el sonido demasiado alto para la hora que era, y dos proyectores transmitiendo una partida de StarCraft II en vivo desde el torneo MLG Orlando. Mientras tanto, en dos habitaciones contiguas podían escucharse los gritos y gemidos de los hooligans.

MLG Orlando es la penúltima parada en el circuito MLG Pro, una competición anual de videojuegos profesional a lo largo de todo el país, llenando grandes centros de convenciones con miles de jugadores y aficionados (15.000 se dieron cita en Orlando, más se esperan en Providencepara las finales de este fin de semana). Cada año trae consigo selección diferente de  juegos, en su mayoría shooters en primera persona y estrategia en tiempo real. La popularidad de la MLG se ha disparado desde la inclusión de StarCraft II en la lista el año pasado, y además de los eventos en vivo, cientos de miles de espectadores lo siguen a través  streaming en vivo y clips archivados. BarCraft es sólo una consecuencia del aumento de la popularidad de los E-Sports de primer nivel, con los más fanáticos reunidos en bares de todo el mundo para ver en streaming en directo a sus jugadores favoritos.

Le pedí a la camarera una mesa, pero pronto cambié de opinión al darme cuenta de que estaría solo las próximas ocho horas en una mesa para cuatro. Me fui a la barra (también vacía), y pedí una Coca-Cola Light. Por razones que no voy a comentar, yo no estaba bebiendo alcohol aquel fin de semana, así que me llené de cafeína aquel domingo.

Yo estaba solo, bebiendo agua azucarada a través de una pajita, en un vaso de cristal que olía a jabón. Una partida de StarCraft II, transmitida en directo desde MLG Orlando, gritaron en frente de mí, pero yo todavía estaba demasiado atontado para entender lo que estaba sucediendo. Unos estudiantes universitarios apiñados frente al proyector, hicierón el resto. Una camarera nos miró a todos con recelo, preguntándose si habíamos dado porpina … o no. ¿Qué había hecho? ¿Como había llegado a esto? ¿Una adicción irrefrenable hacia el deporte del futuro?, así era.

El Juego

StarCraft II es la secuela de StarCraft, el cual fue lanzado por Blizzard en 1998, y pasó a convertirse en uno de los más populares (y más venerado) juegos de estrategia en tiempo real de todos los tiempos. Hoy en día, Blizzard es más conocido por World of Warcraft, pero la base de fans de StarCraft nunca se ha desvanecido, sobre todo en Corea del Sur, donde hay dos canales de televisión por cable dedicados a los videojuegos, cada uno de ellos cuenta con su propia Liga Profesional de StarCraft.

En esencia, el juego es un simulador de guerra futurista, donde cada oponente construye ejércitos y lucha con ellos, pensad en un Civilization en tiempo real en el espacio. Hay humanos, aliens,lásers, naves espaciales, y casi cualquier cosa que un niño de 10 años de edad, podría imaginar. Lo que diferencia al juego, es un delicado equilibrio entre las tres diferentes “razas” que el jugador puede elegir: Zerg (el enjambre de insectos), Terran (los humanos), y Protoss (ancestros tecnológicamente avanzados con poderes mentales). Blizzard lanza periódicamente parches para equilibrar correctamente la experiencia de juego y corregir errores, pero en general el juego es increíblemente igualado, teniendo en cuenta las enormes diferencias en los estilos de juego y las estrategias para cada raza.

StarCraft II es el juego de estrategia que se ha vendido más rápidamente de todos los tiempos, con alrededor de 5 millones de copias vendidas y otras 2 millones pirateadas. Millones de personas más juegan a StarCraft II de forma gratuita en Corea (el juego allí es gratis con una suscripción de World of Warcraft), o pagando una pequeña tarifa por hora en un cibercafé. Frente a esos millones de jugadores, hay alrededor de 400 “profesionales” de StarCraft II, la mitad procedentes de Corea, aunque es difícil saber cuántos ganan lo suficiente para vivir de ello. Muchos de los jugadores más populares usan Twitch.tv para aumentar sus ingresos.

Los codos sobre la reluciente barra vacía, estaba seguro de que había cometido un terrible error. Como mi Coca-Cola Light se estaba acabando, empecé a preparar mi huida. Había exagerado durante semanas con mis amigos sobre la experiencia BarCraft. ¿Qué les diría? Que en realidad era penoso, y que me fui? Seguramente me dirían “lo sabíamos” y luego me vacilarían. Tenía que ver esto.

Me armé de valor y me acerqué a una mesa, ocupada por otra alma solitaria del StarCraft. Me dejó sentarme, de repente tenía un aliado. Su nombre era Dimitar, un búlgaro, seguidor del Barcelona en fútbol porque le encanta Messi. ¡Era un ser humano normal!, los Zerg son su raza favorita, estaba animando a Stephano, un joven francés de 18 años, jugador profesional Zerg.

El rival de Stephano era BoxeR, posiblemente el jugador de StarCraft más famoso de todos los tiempos, quien usa a los Terran. Su dominio completo de los Terran y sus estrategias innovadoras han hecho que muchos jugadores hayan dejado los Zerg ,antiguamente la raza más popular, para pasarse a los Terran y convertirlos en una especie de “default” en StarCraft y StarCraft II, especialmente para los coreanos. Perdió el primer mapa al mejor de tres frente a Stephano, pero se recuperó y ganó el segundo.

El tercer mapa comenzó con la tecnica patentada de BoxeR, la ya tradicional apertura “Hellion harass”. Hellions, una unidad rápida, ofensiva con lanzallamas frontales, y tienen el potencial necesario para causar estragos en la economía de un adversario al principio del juego. Unos cuantos Hellions pueden derretir a una docena de tus trabajadores si no tienes cuidado, pero Stephano lo vio venir, y llevo a sus trabajadores lejos de la amenaza. Stephano decidió atacar la base de BoxeR, un puñado de lentas cucarachas (que se parecen más a un escarabajo rinoceronte, con un ataque de moco de color verde), y un pequeño enjambre de Zerglings (que parecen aves de rapiña, y rodean a su presa al igual que los escarabajos de La Momia). Mientras que las cucarachas acaban con algunos de los trabajadores de BoxeR, éste maniobró su ejército alrededor del pelotón de Roach, y rodeó a Stephano. Sin retroceso posible, y sin Zerglings, BoxeR aniquiló a las cucarachas con sus Hellions y un tanque recién engendrado.

Después de varias escaramuzas, BoxeR reunió un ejercito formidable cerca del territorio de Stephano, y acabó con las bases cuarta y quinta de Stephano. Cuando respondió Stephano, la mitad de sus unidades fueron capturadas fuera de su posición, y el resto de su ejercito no era suficiente. Mientras que BoxeR rehacía su ejército, Stephano intentó actualizar algunas unidades en Brood Lords, pero BoxeR le vio con un barrido del radar y los derribó antes de que pudiera terminar la transformación. Boxer limpió el resto del ejército de Stephano en pequeñas escaramuzas por todo el mapa, finalmente BoxeR entró en la base de Stephano, el francés perdió la partida y reconoció su derrota con un sencillo y educado “Congratz! Y buena suerte!” Los fans de Stephano, Dimitar y yo estábamos en minoría, el resto del bar celebró la victoria de BoxeR, una merecida victoria.

JUGADOR PROFESIONAL

Entiendo que lo que acabo de describir puede parecer simplemente píxeles disparando a píxeles, algo carente de emoción. Pero esto es realmente lo que hay.

Si no has visto el video de arriba, representa las acciones por minuto (APM) que un jugador de alto nivel realiza con el ratón y el teclado. Se trata básicamente de algo portentoso, muchos profesionales rondan las 200 APM . No son sólo machacabotones. Ejecutan rutinas complejas para recolectar recursos, construir edificios y  unidades (reforzando su economía, o “macro”), a menudo en múltiples bases por todo el mapa, clicando todo el tiempo como locos para micro-administrar el movimiento de su ejército en la primera línea, o para infiltrar un explorador o un asesino en la base del oponente.

APM recuerda a la “mecánica” de un atleta de alto nivel, habilidades y acciones perfectamente asimiladas con el paso del tiempo, que las realizan inconscientemente. Esto separa a los veteranos de los novatos. Mientras que StarCraft como el ajedrez podría ser accesible a cualquier persona de cualquier edad, las APM  necesarias para el profesional son sólo físicamente posible para adolescentes y  jóvenes, si la edad no te retira, el túnel carpiano lo hará. StarCraft II ha reducido las APM necesarias, pero todavía sigue sin ser el Solitario de Windows.

Si un profesional de alto nivel se pudiese comparar a LeBron James, yo soy su hijo de cuatro años de edad. Claro que puedo botar el balón  y meter un par de canastas  cuando mi padre me acerca hasta el borde, pero mientras estoy jugando con el mismo equipamiento, yo estoy jugando a un juego diferente. Tengo exactamente la misma copia de StarCraft II que posee Stephano, pero no puedo hacerla cantar.

De hecho, sé exactamente cuánto peor que Stephano soy, gracias a la increíble madurez del servicio Blizzard Battle.net que concierta partidas y elabora el ranking. Actualmente estoy en la liga de Bronce, que representa el nivel más bajo y lo componen el 20% de los jugadores de mi región, USA. El siguiente 20% es  Plata y el siguiente 20 % Oro. Dimitar, quien afirma no ser ” muy bueno”, juega en la liga de Oro. El siguiente nivel es Platino con otro 20% y por último Diamante con el último 20%, de este último 20%  el 2% de los jugadores  de la parte alta del ranking son Maestros y de ellos los 200 primeros forman la liga Gran Maestro. Mientras los jugadores de nivel Maestro con frecuencia participan en torneos, los Grandes Maestros suelen ganarlos. Un ranking Gran Maestro significa que estás entre los mejores 200 jugadores de tu región. A partir de finales de Septiembre, Stephano fue  primero en el ranking europeo.

Tengo un largo camino por recorrer.

No es que yo sea malísimo. He jugado decenas de horas de StarCraft, aprendido varias “secuencias de construcción” (el equivalente StarCraft a las aperturas de ajedrez), memorizado varias teclas de acceso rápido, visto una multitud de tutoriales en vídeo, y consumido una cantidad interminable de guías online. ¡Soy cada vez mejor! A veces incluso estoy entre los ocho mejores de mi división de bronce, y el Paul de 2011 podría destruir fácilmente al del  2010. Simplemente StarCraft es muy, muy duro.

A diferencia de la mayoría de los videojuegos del siglo 21, StarCraft tiene una curva de aprendizaje que no es sólo una pared vertical … es una ola enorme que amenaza con destruirte. Al igual que alguien que intenta practicar un deporte sin antes aprender las reglas, mis primeras lamentables incursiones en  el online, demostrarón poca comprensión de la estrategia del juego, y menos aún de la jugabilidad subyacente.

Como ser humano que tiene una combinación muy específica de rasgos que hacen que me obsesione con los videojuegos, rara vez me veréis con un mando. No jugué mucho mientras me hacia mayor, pero siempre quería jugar más, y  consumía cualquier cosa que tuviese relación con los juegos – daba igual si se trataba de mis amigos describiendo los juegos que habían jugado, o la lamentable sección de juegos de la revista Macworld  allá por 1997 .Como adulto, ahora tengo el dinero para comprarme los juegos que quiero, pero no tengo ninguna de las habilidades entrenadas desde la infancia-que se necesitan para destacar. Mientras que mis compañeros tienen una NEStolerancia a la frustración, mi ciclo típico de  juego consiste en obsesionarme con un título, leer las críticas, comprar una copia, jugar un par de horas, y no tocar nunca más el juego. StarCraft II  rompió ese ciclo, pero también amenazó con romperme.

ESPERANZA EN HUSKY

Un joven YouTuber llamado “HuskyStarCraft”  finalmente me hizo amar StarCraft más que a ningún otro juego que hubiese probado. Husky comienza sus videos gritando “¡Hola a todos! Esta es la ‘H-a-la-usky’ aquí Husky.” En serio. En todo momento. Es intenso, intensamente cursi. El primer video que había visto se llamaba “MASS QUEENS WINS AGAIN”, en el que se queja constantemente sobre cómo su ridícula estrategia centrada en usar montones de  Reinas merece ganar a los “tramposos” y “hackers”. Confirmando todos los estereotipos de mal perdedor, el típico chico que desconecta cuando sabe que ha perdido, el típico de niño (o no tan niño) que no puede entender cómo una derrota es culpa suya. Pero resultó que toda la narración, de hecho todo el juego que estaba jugando, era una broma muy elaborada. Husky y yo teníamos un enemigo común, y con eso me ganó por completo.

Lo que comenzó con Husky  haciendo el tonto  con las Reinas, se convirtió en un canal de partidos competitivos de StarCraft II entre jugadores realmente increíbles. Cada batalla de StarCraft se puede guardar como una repetición, y  la repetición puede ser vista por cualquier otra persona con una copia de StarCraft. “Casters”, como Husky, que suelen ser ex profesionales o simplemente entusiastas como Husky, cogen las repeticiones de partidas de alto nivel junto con sus propias partidas de StarCraft, y las narran como si estuvieran sucediendo en vivo.

Me costó algo de tiempo, pero empecé a entender lo que estaba pasando. Husky abarca la línea entre la educación y el entretenimiento. Su audiencia está atravesada por la misma línea: que están viendo un partido en YouTube para ser entretenido, pero que va a utilizar todas las estrategias o los conocimientos adquiridos en sus propios partidos de StarCraft II. Husky explica una pequeña característica del mapa, o una habilidad poco usada de una unidad, o las fortalezas y debilidades de un determinado orden de construcción. A medida que la batalla se calienta, también lo hace Husky. Hacia la mitd y el final de la partida, la narración de Husky es constantemente de casi hiperventilación. A menudo se olvida de respirar durante las grandes batallas y, a veces me preocupa que pueda a perder el conocimiento durante una encarnizada batalla. Su entusiasmo es contagioso.

He estado viendo partidas de StarCraft II  desde hace más de un año, y cada día es mejor. Además de la enorme sincronización ojo-mano y  la velocidad de clic en el  juego, la profundidad, la dificultad y la estrategia están a la par  del Ajedrez e incluso del Go. De hecho, Go puede ser la mejor comparación, a diferencia del ajedrez, tanto Go  como StarCraft son todavía demasiado complejos para que los ordenadores venzan a los humanos – los mejores jugadores pueden ganar al ordenador sin problemas. Los jugadores descubren constantemente nuevas estrategias que cambian el panorama de la competición. Y no sólo tengo que imaginarme estas estrategias, puedo verlas, literalmente, explotando en mi pantalla, con Husky perdiendo la voz en una narración frenética, y el niño de 10 años que llevo dentro llorando de alegría.

Cuando dos jugadores chocan, ocurre algo bello. Hay momentos increíbles , donde las limitaciones físicas de la interfaz del ordenador desaparecen, y los ejércitos parecen ser una extensión de la mente de cada jugador. El fragor de la batalla, el tira y afloja sobre cada pulgada del mapa, hacen que los píxeles que recrean  la guerra entre los extraterrestres y los humanos, de repente nos parezcan lo más real del mundo.

Fuente The Verge

Volver a la página principal

Anuncios

2 Respuestas a “Starcraft Cambió Mi Vida – El Fenómeno Barcraft – Paul Miller The Verge

  1. Como el articulo original es muy largo,si hay gente interesada en que lo traduzca , me pondré a ello, sino lo iré haciendo poco a poco. Saludos

  2. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s